dia-mundial-cambio climatico
Viajero

El planeta unido a favor del medio ambiente y en contra del cambio climatico

Hoy celebramos el día mundial sobre el cambio climatico. Durante más de cuatro mil millones de años, las únicas fuerzas que han intervenido en los cambios climáticos de nuestro planeta han sido dos cuerpos celestes: el sol y el propio planeta tierra. Sin embargo, ahora la  humanidad también está interviniendo en el clima con su desarrollo incontrolado, y no precisamente para bien.

La luz del sol, imprescindible para la formación y desarrollode la vida en la tierra, fue  capturada desde hace millones de años por plantas y animales que fueron enterrados por cataclismos naturales en grandes depósitos; nosotros los humanos hemos descubierto la forma de acceder a estos depósitos y extraer de ellos carbón, petróleo y gas natural para quemarlos. Y de seguro te preguntarás que tiene que ver esta explicación teórica con el cambio climático: pues, esto demuestra que hoy en día el enemigo somos nosotros, no él. Quemando cada vez más combustibles fósiles, a saber: gasolina, gas natural, carbón, turba, incluso madera ordinaria, estamos  poniendo en el aire gases que actúan de una forma muy parecida a como lo haría un globo de cristal alrededor del planeta, o mejor dicho, como lo conocemos comúnmente: un efecto invernadero.

En el siglo pasado, precisamente en la década de 1980 se han registrado los 6 años más calientes de todos los registros climáticos. Mientras algunos científicos aseguran que solo es un efecto temporal, tampoco  tenemos evidencias de que esto vuelva a ocurrir ni del tipo de incidencias que tendría sobre el medio ambiente a futuro.

Se sabe a ciencia cierta que cientos de  datos científicos alertan la probable destrucción  de grandes dimensiones de ozono en la zona del Ártico y zonas densamente pobladas del hemisferio norte. Canadá y extensas zonas de Europa, Estados Unidos y la antigua URSS están hoy en día expuestos a los riesgos de un considerable aumento de radiaciones ultravioletas, las mismas que a largo plazo provocan entre otras enfermedades, cáncer de piel.

Podemos hacer una lista interminable sobre las consecuencias del efecto invernadero sobre el clima. Enfermedades, contaminación, y muchas palabras más que parecen ser comunes en un mundo mal cuidado por el humano.

Seguimos sosteniendo que las preocupaciones por la contaminación ambiental y los efectos sobre el cambio del clima están más allá de que cada uno aporte su granito de arena sobre la cuestión: no tiene objeto que una nación limite el uso de la energía para mantener, por ejemplo, en su lugar los casquetes de hielo si ningún otra nación se le une a la causa. La interdependencia global de los climas del hombre es tal que las decisiones locales son insuficientes. Incluso las decisiones locales sumadas pueden resultar vanas para combatir el problema del cambio climático. Estamos firmes en la idea de que las modificaciones ambientales deben hacerse en conjunto, un conjunto que involucre a todo el planeta, a cada uno de los ciudadanos, desde Rusia hasta Argentina, desde Ecuador hasta Francia.

Las consecuencias del efecto invernadero y por ende, del cambio climático producen muertes en todo el mundo día a día. Muchas veces da la impresión que el común de la gente cree que el cambio climático produce que los glaciares se derritan nada más o que se modifiquen las precipitaciones como una de las tantas consecuencias sobre el clima local, sin embargo países subdesarrollados (y desarrollados también) se encuentran afectados por terribles enfermedades que son imposibles de erradicar a causa de todo esto. Latinoamérica se encuentra azotada por el famoso mosquito del Dengue (Aedes aegypti) el mismo que acecha gracias a las condiciones climáticas existentes. Paraguay, Bolivia, Argentina, Brasil: todos ellos se encuentran desfavorecidos por los cambios climáticos ya que no hay forma de que el mosquito deje de trasmitir la enfermedad si no desaparece, y desaparecer significa que el invierno mantenga las temperaturas del invierno, así como las demás estaciones. Si durante los otoños estos países siguen manteniendo temperaturas por sobre los 25 grados centígrados es imposible erradicar la enfermedad. Esto es  solo un ejemplo de las consecuencias del cambio climático pero sobre todo de la necesidad de este accionar en conjunto que antes delineábamos: todos los hombres debemos unirnos para cuidar el medio ambiente, ya que el planeta es de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *