binibeca
Europa

Menorca el encanto de lo natural

Menorca junto con Mallorca e Ibiza, son los sitios más destacados de las Islas Baleares.  La isla de Menorca con 88.000 habitantes está entre las más grandes, la isla se encuentra en el noreste de las Baleares. Menorca se divide en dos regiones. En el norte de la isla, la región costera más empinada de la Sierra de Tramontana. En el lado sur de la isla está la región de Migjorn, este paisaje se caracteriza por sus suaves colinas y playas de arena caracteriza.

Cada una de las Islas Baleares ofrece un  lugar adecuado para su gusto particular. Ya sea con playas de arena dorada, de arena blanca o rojiza, acantilados y costas salvajes, a los que se puede llegar fácilmente desde el hotel o el apartamento. Todo esto es lo que Menorca tiene para ofrecer. Pero en en este caso no sólo la variedad de playas atraen a los visitantes, los turistas visitan la isla por sus playas, pero hay algo más allá, y lo vemos:

Paseando por Ciutadella

La ciudad más bella de la isla tiene un significado cultural, con la Basílica de Santa María o el Monasterio de San Agustín están impecablemente conservados, ganando así el título de conjunto histórico y artístico. También tiene un puerto agradable, bordeado de terrazas y tiendas de antigüedades de estilo italiano.

Recorrer el Camí de Cavalls

Es el camino por excelencia de Menorca, que permite dar toda la vuelta a la isla por el litoral y que se puede hacer a pie o a caballo. Una ruta homologada de largo recorrido (GR 223) que no solo llega a las mejores bahías, sino que también atraviesa espectaculares cañones, bosques y campos. Cuenta con veinte etapas a lo largo del camino, y cuenta con perfectas señalizaciones, balizas cuadradas y paneles informativos durante todo el recorrido. Si te gusta el senderismo y prefieres caminar, necesitas al menos una semana.

Ir al castillo de Santa Agéda

Aunque es un monumento en ruinas, se ubica a 264 metros sobre el nivel del mar con hermosos paisajes. Se encuentra en la carretera de Mahón a Ciutadella.

Caminar por Mahón (Maó)

Es otra ciudad importante, tiene un hermoso centro histórico, dominado por la iglesia neogótica de Santa María, y con palacios burgueses y nobles por todas partes. Debes explorar los animados mercadillos donde los lugareños y turistas compran productos de la tierra: El del Claustro y Pescadería Municipal, ambos espacios gourmet donde puedes comprar o degustar un poco de vino.

Tour de la garganta de Binigaus

El hermoso viaje por la naturaleza comienza en el pueblo de Es Migjorn y termina en la playa de Binigaus. Cañones que atraviesan varias cuevas, como la famosa Cova des Coloms (también conocida como La Catedral).

De día o de noche, explora la Cueva d’en Xoroi

Esta gruta natural en Cala en Porter en la costa sur es un agradable bar durante el día, donde puedes llevar a tus hijos a tomar cerveza y disfrutar del paisaje, y por la noche se convierte en una de las discotecas más famosas de Menorca.

Una vuelta por Binibeca

Si bien es un atractivo turístico (se creó a principios de la década de 1970 para reconstruir un pueblo de pescadores), la belleza de su laberinto de calles y casas encaladas es impecable.

Visitar la Naveta Des Tudons

Es el monumento prehistórico más importante de las Islas Baleares, y su historia se remonta al año 1000 a.C. C., el recuento con los más antiguos de Europa. Se le da el nombre porque su forma recuerda a una nave invertida, y su construcción no utiliza ningún tipo de cemento, sino que está incrustado en piedra. Esta joya es solo una muestra de la cultura talayótica en la isla, y sus ricas reliquias sorprenden a cada paso: taulas, talayots, menhires… se encuentra a unos 40 kilómetros de Mahón o 6 de Ciutadella.

La isla se ha mantenido al margen de los masivos flujos turísticos. Es por eso que la isla es ideal para unas vacaciones relajantes. Por su naturaleza viva. Sin embargo la isla está bien equipada con casas rurales, apartamentos y hoteles para los visitantes. La versatilidad de la isla hace que  cada vez más sean más  los turistas atraídos por su encanto. Aguas cristalinas, playas, montañas, colinas y un montón de naturaleza virgen ,  que más se puede pedir  de una visita a Menorca.

El clima ofrece excelentes condiciones para unas vacaciones, ya sea en verano con playa o un descanso activo durante los meses de invierno. Las temperaturas de verano son agradable cerca de unos 25 º C con una  disminución en invierno que por lo general nunca llega por debajo de los 10 º C.

A través de su diversidad de paisajes y agradable clima de Menorca es un destino turístico ideal. Descubra con tranquilidad toda la  información sobre un alojamiento adecuado y eso sí haga su  reserva con tiempo así obtendrá precios más bajos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *