Europa

Museo Guggenheim, Bilbao

El edificio fue creado para ser la sede europea del Museo Guggenheim.

Hoy es todo un hito arquitectónico y pionero en el mundo.Sin lugar a dudas, un símbolo majestuoso del progreso.
No sólo su diseño y concreción fueron más que acertados, también fue un logro importante la elección de su emplazamiento en el nuevo ensanche de la ría de Bilbao.
Cuando nos acercamos, lo vemos emerger como unl diamante tallado desde  la ria. Una especie de criatura fabulosa con aires náuticos, ya que el revestimiento del edificio está compuesto por elementos de piedra caliza y titanio a modo de “escamas de pez”.

Este último material tiene la particularidad de ir cambiando de color durante el día según la luz del sol, mutando en bonitos colores logrando un efecto muy especial, que varía segun el momento del dia y las condiciones climáticas.

museobilbao

Podría decirse que visto de lejos, no hay dos veces, en que sus colores exteriores sean los mismos.
Observado a distancia, se aprecian una serie de volúmenes curvos interconectados por una estructura metálica. Ésta estructura se articula mediante muros de vidrio que aislan el interior protegiéndolo del calor y la radiación solar.

Al ingresar nos sorprende una amplia escalinata al borde de una plaza, que relaciona y conecta el exterior y su ámbito interno, salvando el desnivel de 16 metros de altura entre la ría y el ensanche.
El interior del recinto cuenta con nada menos que 24000 m² de superficie total y 11000 m² dedicados a salas de exposición.

Esta joya arquitectónica acoge 20 galerías y una gran sala de exposición para obras de gran tamaño.

Ya en el  corazón del museo nos encontramos con un majestuoso Atrio que alcanza los 50 metros de altura en su punto más alto.
El edificio cuenta además con un Auditorio para 300 plazas, un restaurante y dos cafeterías.

Philip Johnson (1906-2005) lo designó el  “Mejor Edificio del Siglo XX”.  Esta impactante obra de arquitectura de vanguardia es producto de la genialidad de Frank O. Gehry.

La obra maestra del famoso arquitecto, ya antes de su realización, fue cuidadosamente analizada y en su etapa de diseño fue posible visualizarla, mediante una digitalización de la maqueta punto a punto.

Ccada vértice del diseño del edificio apareció en su majestuosidad  innovadora gracias a la aplicación de Catia, un programa informático basado en la ingeniería aeroespacial.

En sintesis: el museo, no sólo alberga obras de arte, además constituye una obra de arte en sí misma.

Por su realización el prestigioso Arquitecto Frank O. Gehry obtuvo el Premio Pritzker (Nobel
de la Arquitectura) en 1989.

No hay que dudar, apenas llegado, las primeras acciones son:  escoger un excelente alojamiento en Bilbao y no más dejar la maletas, es tiempo de darse una vuelta para tener la primera vista del Museo Guggenheim

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *