RSS

Brasilia, 50 años de gran arquitectura

Mar, 4 May, 2010

America

Brasilia, una de las pocas ciudades del mundo nacidas de la nada para ser capital de un país, cumple 50 años y se mantiene como una urbe sin parangones, diferente de todas las antiguas metrópolis, y todavía en búsqueda de su propia alma.

brasilia

La ciudad que surgió de los tableros de los arquitectos Óscar Niemeyer, activo a sus 102 años, y Lucio Costa, fallecido en 1998, se ha consolidado como capital administrativa de Brasil pero no deja de ser un sitio extraño, en el que pese a la amplitud de espacios y parques, el hormigón se impone de forma aplastante al ser humano.

Medio siglo después de su fundación, el 21 de abril de 1960, la mayoría de sus casi tres millones de habitantes sigue siendo oriunda de otras ciudades del “país continente” que es Brasil, mantiene y hasta mezcla sus propias costumbres, pero esa “simbiosis” aún no fragua y la ciudad no acaba de construir su verdadera identidad.

dois_candangos_monument

Brasilia es una ciudad sin esquinas ni referencias precisas de orientación, en parte por la monotonía de un paisaje urbano en el que cada edificio parece calcado del anterior. Es una metrópoli planificada, en la que las zonas residenciales casi carecen de comercios, en las áreas comerciales nadie vive, y en las administrativas solamente se trabaja. Las grandes distancias entre unas y otras hacen del automóvil un artículo de primera necesidad y que sus habitantes sean, como dicen muchos brasileños, unos seres de “cabeza, tronco y cuatro ruedas”.

Muchos foráneos que llegan a la capital brasileña se sienten atrapados en un laberinto, pese a que el horizonte está casi siempre a la vista y a que la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 dispone de 50 millones de metros cuadrados de áreas verdes.

Diferente al resto de Brasil

Además de diferenciarse de las capitales latinoamericanas por su concepción futurista, propia del modernismo de mediados del siglo pasado, muchas de sus características la diferencian del resto del propio Brasil.

Es la capital del país del fútbol, pero no tiene un solo equipo en primera división y su único estadio deberá ser reconstruido casi por completo para ser adaptado a las normas de la FIFA y ser una de las subsedes del Mundial de 2014, que se celebrará en Brasil.

También es la capital del país del Carnaval, pero esas fiestas populares que son una de las tarjetas de presentación de Brasil ante el mundo no son en Brasilia más que un prolongado festivo, que para muchos es la excusa ideal para viajar lejos de la ciudad.

brasilia01

Brasilia es además la capital de un país que, en la mayoría de sus postales, exhibe playas paradisíacas pobladas de gente con diminutos trajes de baño, tendidas sobre blancas arenas que contrastan con el azul intenso del océano.

Sin embargo, está situada a unos 1.200 kilómetros del litoral atlántico y a 1.200 metros de altura sobre el nivel del mar, lo que no impide que posea la que se considera la tercera mayor flota de embarcaciones deportivas del país.

Son alrededor de 12.000 veleros y lanchas que navegan por el lago Paranoá, un estanque con una superficie de 42 kilómetros cuadrados construido en forma artificial para atenuar la sequedad del paraje desértico en que se levantó la ciudad, que aun así en ciertas épocas del año presenta niveles de humedad saharianos.

Escrito por:

Viajero - ha escrito 54 posts en Canal Viajero.


Envie una respuesta